Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Paco. T. (Vigo)
Viernes, 26 de enero de 2018
OPINIÓN

Castigo para los empresarios que facturen más

Guardar en Mis Noticias.

Los empresarios administradores o directivos de empresas que facturasen más de 100.000 euros en el ejercicio anterior tienen como premio un incremento de retención en su nómina del 19 al 35% en la declaración de su IRPF. Esta es la nueva fórmula para ayudar a las empresas y a la de creación de empleo del Gobierno.

 

Ahora resulta que se castiga duramente la facturación, como si fuese un delito vender más. Ojo! vender más no significa ganar más, sería mucho más razonable aplicar un impuesto sobre beneficios (que también lo hacen).

 

La consecuencia de todo esto es que los pequeños y medianos empresarios son los “pagaimpuestos” de turno IVA, IRPF, Impuesto de Sociedades... todo un “Surtido Cuétara” de impuestos que hace totalmente inviable sacar adelante  una empresa pequeña o mediana.

 

El contraste está en las grandes corporaciones que tienen importantísimos incentivos fiscales, deducciones y que encima abren cuentas y tributan en paraísos fiscales para pagar menos impuestos. Las mismas empresas que nombran consejeros delegados a los que son o fueron políticos de turno en el gobierno.

 

La solución… las PYMES lo tienen claro, vender menos del tope establecido y contratar a los empleados justos y necesarios con salarios ajustados estrictamente a lo legalmente establecido ni un céntimo más. Esta es la fórmula que ahora siguen muchos pequeños empresarios para evitar que los que los “crujan” a  pagar impuestos.

Xornal21 • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados