Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Xornal21
Domingo, 18 de marzo de 2018
OPINIÓN

Techos de Hormigón, techos de Cristal

Guardar en Mis Noticias.

Luis Enrique Veiga Rodríguez

El negocio que mueve el mundo de la exclusión social y su influncia de como la encaramos en las políticas públicas deja  muy claro que la forma en que hablamos de la pobreza, tiene consecuencias sobre quienes la padecen. En este caso se trata de la población Sin Hogar; en la mujer Si Hogar este riesgo se acrecienta. Pero no se trata de romper ahora el techo de cristal de la mujer común, sino el techo de hormigón de las personas Sin Hogar: sean hombres o mujeres. Una vez que los desahucios y la pobreza energética han entrado en la agenda política, cabría pensar que las personas Sin Hogar no deben seguir siendo invisibles; por lo que se trata de movilizar los recursos de la vivienda en alquiler social.


 Ellos son la población que padece más que nadie los casos extremos de cada ola de frío, es decir, de la pobreza energética. La Coruña, Valencia, Vigo, y Mallorca, son ciudades en las que se han producido ultimamente muertes por causa del rigor climático extremo. 


Así pues, la pobreza energética les afecta profundamente a menos que se refugien dentro de los escasos centros de día con los que cuentan. En las bibliotecas, las estaciones de autobuses o del ferrocarril. Las tiendas de campaña les están prohibidas.


 A esto se ha de añadir las medidas de invisibilidad o anti mendigo cuando les ponen obstáculos físicos para pernoctar. Se quita el mobiliario urbano, se ponen topes puntiagudos en los espacios recogidos, la policía les hostiga, les quita las tiendas de campaña y les aplica una política corrosiva de desalojo y marcha. La sociedad calla... En si misma, la violencia de género anula a la persona y la hace vulnerable.


Pero si a eso le añadimos ser una mujer Sin Hogar los peligros se acrecientan. La mujer que recibe malos tratos en la calle se enfrenta con graves limitaciones ante esa violencia. Hay una dinámica que se caracteriza por una especial dureza; entre ellas el impacto físico y emocional de la violencia sexual: lo que exige políticas en materia Sin Hogar adaptadas a una perspectiva de género.


Como dice el sociólogo Andrés Lomeña: "Para romper el techo de hormigón de los sin techo, necesitamos un martillo... esperemos que la hoz no sea necesaria". 

 

Xornal21 • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados