Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Xornal21
Jueves, 7 de junio de 2018
ACTUALIDAD

Las universidades se dotan de tecnología contra los tramposos

Guardar en Mis Noticias.

La tecnología asociada a la localización de comunicaciones cada vez es más frecuente en exámenes y pruebas oficiales.

Cada vez un mayor número de Universidades y Centros de Examinación adquieren tecnología específica para la localización de comunicaciones encubiertas en pruebas oficiales como selectividad o las convocatorias de oposiciones. Muchas de las universidades en las que estos días se celebran la Evaluación de Acceso a la Universidad (EvAU) disponen de detectores de frecuencia permanentes en sus aulas y auditorios, y en épocas de exámenes como la actual el número tiende a multiplicarse.



[Img #41998]Los principales dispositivos que se emplean para ‘pillar’ a los que copian son los detectores de frecuencia de última generación. Estos dispositivos son capaces de advertir la presencia de cámaras y micrófonos que utilicen conexión Wi-Fi, dispositivos que trabajan con ráfagas Bluetooh y GSM e incluso de alertar de distintas frecuencias como 3G (900Mhz, 2.1Ghz) o 4G (800Mhz, 1.8Ghz, 2.6Ghz).



Son los más empleados en centros educativos y pruebas de evaluación oficiales ya que permiten una detección ajustable de hasta 20 metros de diámetro (lo que asegura un alcance total en cualquier tipo de aula) e incorporan elementos de prevención y disuasión como paneles luminosos o mensajes de voz de advertencia que pueden ser personalizados gracias a un micrófono incorporado.



Además, cuentan con indicadores de intensidad de señal para cada frecuencia, puesto que es capaz de proporcionar un relé específico para cada banda de frecuencia, el cual se cierra cuando se detecta una frecuencia concreta.



Los expertos aseguran que “la incorporación de detectores es el método más eficaz para localizar a los que intentan copiar mediante el uso de tecnología”, a lo que añaden que “la capacidad de estos dispositivos o detectores de frecuencia profesionales, es muy superior a la de los tradicionales dispositivos con los que se intenta copiar en exámenes”.



La tecnología se ha convertido en la herramienta principal para alumnos deshonestos que intentan copiar en los exámenes. Las técnicas han evolucionado de las clásicas chuletas al uso de smartphones, nanopinganillos o cámaras de vigilancia en tiempo real, y de ahí que la detección también haya subido su nivel.



“Evitar que se copie en Selectividad es tan sencillo como disponer de la tecnología de detección más adecuada en cada entorno. Con un buen asesoramiento y los dispositivos tecnológicos necesarios cualquier centro educativo podría localizar a los tramposos de una forma fácil y sencilla para que nadie copie durante sus pruebas”, comentan desde la firma 'Espiamos'.

 

Xornal21 • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados