Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Xornal21
Jueves, 21 de junio de 2018
VIGO

El CSIC indaga en las primeras huellas del Antropoceno en Galicia

Guardar en Mis Noticias.

El estudio, llevado a cabo con la colaboración de las universidades de Vigo, Oporto y el IPMA y cuyo fin era para evaluar los flujos naturales y antropogénicos de metales en sedimentos estuarinos de las rías de Ares, Betanzos y Cedeira, revela que las primeras señales del Antropoceno en sedimentos de rías de Galicia datan de mediados del siglo XX y se deben, entre otros factores, a la construcción de presas, puentes y carreteras; al incremento del tráfico de vehículos y a cambios en los usos de las tierras de cultivo.

El Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), a través del Instituto de Investigaciones Marinas (IIM), ha dirigido un estudio para indagar en las primeras huellas del Antropoceno, una nueva era geológica, en Galicia. La investigación se ha realizado a partir del análisis de sedimentos de tres rías gallegas -Ares, Betanzos y Cedeira- y los resultados, que se han comenzado a presentar en revistas científicas del JCI como Estuarine, Coastal and Shelf Science, relevan que estas primeras huellas datan en los tres casos de mediados del siglo XX.

 

“En 2016, el Antropoceno ha sido propuesto como una nueva era geo-estatigráfica en la cual el ser humano se ha convertido en un factor global que afecta a todos los ecosistemas. Los sedimentos en las zonas internas de las rías gallegas, esto es, su parte estuárica, guardan memoria de lo que acontece en sus cuencas y contienen información de cuándo los procesos naturales se entremezclan con los generados por la actividad humana”, explica Ricardo Prego, profesor de investigación en el CSIC y jefe del Grupo de Biogeoquímica Marina del IIM.

 

En este contexto, el citado grupo de investigación del CSIC diseñó un estudio pionero para conocer cómo estaba ese tema en las rías gallegas, con el fin último de evaluar y observar si los signos de la huella del Antropoceno estaban presentes en sedimentos gallegos y desde cuándo. El estudio se desarrolló en el marco del proyecto de investigación MEFIO (2012-2015), financiado por el Ministerio de Economía, Industria y Competitividad. Contó con la colaboración de personal de dos grupos de investigación la Universidad de Vigo –Grupo de Estudios de Arqueología, Antigüedad y Territorio y Grupo de Geología Marina y Ambiental-, del Instituto Portugués del Mar y la Atmósfera, del Laboratorio de Radiaciones Ionizantes (Universidad de Salamanca) y del Centro Interdisciplinar de Investigación Marina y Medioambiental (Universidad de Oporto).

 

El estudio: metodología y resultados

La metodología empleada para llevar a cabo el estudio incluyó recogida de muestras de sedimentos en zonas con bajas poblaciones y bajas tasas de industrialización en las rías de Ares, Betanzos y Cedeira para su posterior análisis en los laboratorios del IIM (Vigo).

 

 

 

 

El Antropoceno ha sido propuesto por la Comisión Internacional de Estratigrafía, a través de un artículo publicado en la revista Science, como una nueva era geológica en la que el ser humano se convierte en un factor ambiental clave al dejar su huella en los sedimentos de todo el planeta. La propuesta del Grupo de Trabajo del Antropoceno, por la cual el Holoceno puede darse por concluido e iniciado el Antropoceno, se presentó en el 35o plenario del Congreso Geológico Internacional celebrado en Ciudad del Cabo en 2016. Actualmente la recomendación está pendiente de aprobación por parte de la Subcomisión de Estratigrafía del Cuaternario así como del establecimiento del año oficial de su comienzo a mediados del siglo XX

 

 

 

 

“Las zonas internas de las rías, donde la influencia fluvial es mayor, son idóneas para buscar la traza antropogénica y disponer así de un registro histórico de lo que ocurrió durante el último siglo. Se podría decir que sus sedimentos “tienen memoria”, siempre que no hayan sido removidos, del impacto humano en el entorno”, explica Ricardo Prego, quien añade que “a partir de mediados del siglo XX muchos estuarios marinos en todo el planeta se han visto afectados por el aumento de población e industria”.

 

“El estudio ha puesto de relieve que las tres rías gallegas proporcionan una referencia de fondo para contenidos naturales en el sedimento en base a los resultados datados antes de 1961 en Ares y 1940 en Betanzos, siendo Cedeira la menos alterada, si bien hay que tener presente que la litología de su cuenca es diferente debido a la influencia del complejo geológico de Ortegal”, apunta Prego.

 

Los investigadores interpretan que “en la ría de Ares el principal impacto antropogénico surge con la construcción de los embalses en el río Eume,y solo las partículas más finas llegan a la ría pero el flujo de metales se duplica; en la de Betanzos se observa el impacto de la construcción del puente del Pedrido, el aumento del trafico rodado y una creciente urbanización, siendo el resultado que la tasa de sedimentación se cuadruplica; y en la Cedeira solamente muestra la transición de una cuenca agrícola a maderera por la mayor llegada de materia orgánica a la ría”.

 

El estudio de los tres casos ha servido para confirmar que la era del Antropoceno, a espera de ser formalmente definida, tendría su reflejo en Galicia, datando en los sedimentos marinos de mediados del siglo XX y coincidiendo con el desarrollo posterior a la Guerra Civil española.

Xornal21 • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados